sábado, 13 de enero de 2018

El Principio de Pareto





Pareto enunció el principio 80/20 basándose en el denominado “conocimiento empírico”. Observó que la gente en su sociedad se dividía naturalmente entre los «pocos de mucho» y los «muchos de poco»; se establecían así dos grupos de proporciones 80-20 tales que el grupo minoritario, formado por un 20% de población, ostentaba el 80% de algo y el grupo mayoritario, formado por un 80% de población, el 20% de ese mismo algo.
Estas cifras son arbitrarias; no son exactas y pueden variar. Su aplicación reside en la descripción de un fenómeno y, como tal, es aproximada y adaptable a cada caso particular.
El principio de Pareto se ha aplicado con éxito a los ámbitos de la Política y la Economía. Se describió cómo una población en la que aproximadamente el 20% ostentaba el 80% del poder político y la abundancia económica, mientras que el otro 80% de población se repartía el 20% restante de la riqueza y tenía poca influencia política. Así sucede, en líneas generales, con el reparto de los bienes naturales y la riqueza mundial.
Una de las aplicaciones más conocidas es su utilización en análisis comercial. Las compañías que realizan un análisis de facturación respecto al número de clientes constatan que, aproximadamente, el 80% de la facturación depende del 20% de los clientes. Casi nunca se observa una relación 80-20 exacta, pero la desproporción entre ventas y número de clientes suele ser cierta. Con esta información se puede decidir qué clientes son estratégicos (hay que cuidar) y cuáles tienen menor importancia.
De la misma manera, en el mundo de la Economía, la Política, etc., el principio de Pareto puede ser enunciado de diferentes formas, resumiendo en cierto modo aquel dicho de…”Para lo que me pagan, mucho trabajo y para lo que trabajo, mucho me pagan”, vamos, que el 80% sólo cobra un 20% de los rendimientos del negocio…….

Mark de Zabaleta

viernes, 5 de enero de 2018

España va bien ... lo dice Mariano




La larga crisis catalana y el desafío independentista le han venido como anillo al dedo a un presidente de gobierno que no ha sabido solucionar ni la grave crisis económica ni el paro en España. La gente está entretenida con este tema. Pero …
Recordemos que en noviembre de 2011 (debate electoral) Rajoy le decía a Rubalcaba: “Yo no soy como usted…Le subió el IVA a la gente y no lo llevaba en el programa…Yo, lo que no llevo en mi programa, NO LO HAGO”.
También decía en 2010: “Cuando yo gobierne, bajará el paro” …
“Yo estaría dispuesto a congelar el sueldo a los funcionarios para reducir el déficit, bajar los impuestos y facilitar la creación de empleo” …
Y la cruda realidad es que no ha cumplido nada de lo anunciado. En diciembre de 2017 el número de afiliados sigue un 4% por debajo del de diciembre de 2007. Por lo tanto, aunque nos quieran contar batallitas de recuperación, España aún no ha salido de la crisis. Y la clase media paga más impuestos, y España nunca había estado tan endeudada como con Mariano Rajoy.
Y estas crisis deja grandes cicatrices sociales. Las principales, el paro de la larga duración y la precariedad (todo son contratos temporales). Con un crecimiento del PIB del 3% y los salarios estancados, en 2017 las familias españolas se empobrecieron todavía más por el aumento de la inflación (porque suben la gasolina, gas, electricidad etc.)
Porque la evidencia clama al cielo: Rajoy no solo no ha mejorado la situación de la economía española, sino que la ha empeorado gravemente…
Mariano sigue estrictamente lo dicho por Aristóteles: “Sólo hay una manera de evitar la crítica: no hacer nada, no decir nada, y no ser nada” …
Groucho Marx lo expresó claramente:
¿A quién va usted a creer?, ¿a mí, o a sus propios ojos?

Mark de Zabaleta





sábado, 30 de diciembre de 2017

Voltaire





“Cuando se trata de dinero, todos son de la misma religión”
Esta frase resume perfectamente el espíritu de Voltaire
François-Marie Arouet (París, 21 de noviembre de 1694, 30 de mayo de 1778), más conocido como Voltaire, fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés que siempre se ha considerado como referencia de la Ilustración, un período que destacó el poder de la razón y de la ciencia.  Incluso fue elegido miembro de la Academia Francesa.
Voltaire no cree en la intervención divina en los asuntos humanos y denuncia el providencialismo en su cuento filosófico Cándido o el optimismo (1759). Fue siempre un destacado opositor de la Iglesia católica, símbolo para él de la intolerancia y de la injusticia. Se empeñaba en luchar contra los errores judiciales y en ayudar a las víctimas e esa injusticia. Voltaire se convirtió en el modelo para la burguesía liberal y anticlerical y en la pesadilla de los religiosos.
En 1742 su obra Mahoma o El fanatismo es prohibida.
Voltaire ha pasado a la Historia por liderar la idea de una tolerancia religiosa. Fue un verdadero luchador contra la intolerancia y la superstición y siempre supo defender la convivencia pacífica entre personas de distintas creencias y religiones.
Voltaire murió siendo inmensamente rico: fue uno de los mayores rentistas de Francia. Es muy conocida la afición de Voltaire a distintas aventuras financieras e, incluso, también al fraude…Cuando se había anunciado una lotería para liquidar deudas municipales, Voltaire y su amigo el matemático La Condamine descubrieron que comprando todos los billetes se podía ganar un millón; formaron una sociedad y se repartieron los beneficios … y todo ese caudal e dinero fue la base de su gran fortuna.
Su defensa de una literatura comprometida con los problemas sociales hace que Voltaire sea considerado como un gran predecesor de escritores del siglo XX como Jean-Paul Sartre y otros representantes del existencialismo.
¡Feliz 2018!
Mark de Zabaleta